College of the Canyons cancela las clases en persona para el otoño

College of the Canyons
Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on email
Email

Por Tammy Murga y Lauren Budman

Esta edición: College of the Canyons cancela las clases en persona para el otoño, los legisladores piden a Newsom que permita que las ciudades del norte del condado de Los Ángeles decidan su reapertura, y los últimos números COVID-19.

College of the Canyons anunció sus planes de cancelar la mayoría de las clases presenciales para el semestre de otoño de 2020 y que el aprendizaje a distancia sea la nueva norma durante el resto del año calendario.

En un comunicado emitido el miércoles, las autoridades dijeron que la decisión de cancelar se debió a la incertidumbre relacionada con COVID-19.

“La salud y la seguridad de nuestros estudiantes, profesores, personal y comunidad siguen siendo de suma importancia”, dijo la canciller de College of the Canyons Dianne G. Van Hook.

La universidad pasó a un modelo de aprendizaje a distancia el 16 de marzo y había cancelado todos los eventos en persona, incluida la graduación. La decisión de hacerlo es similar a docenas de otras universidades en todo el estado que también han optado por cancelar las clases en persona tanto en el semestre de primavera como en el de otoño.

Wilk y Lackey instan a Newsom a permitir que las ciudades decidan su reapertura

El senador estatal Scott Wilk, republicano de Santa Clarita, y el asambleísta Tom Lackey, republicano de Palmdale, han instado al gobernador Gavin Newsom a permitir que las ciudades del norte del condado de Los Ángeles creen su propio plan de recuperación y decidan cuándo reabrir.

En una carta al gobernador el miércoles, los legisladores dijeron que Santa Clarita, Lancaster y Palmdale deberían recibir una variación para un plan de recuperación regional COVID-19, en lugar de seguir la orden del condado “Más seguro en el hogar”, que los funcionarios anunciaron que esta semana concluiría si completo o en etapas, antes del 4 de julio.

Su solicitud se produce después de que Newsom otorgó permiso a siete condados del norte de California para comenzar a reabrir más rápido que el estado, y más recientemente, después de que la ciudad de Santa Clarita envió una carta a la Junta de Supervisores del condado solicitando la misma flexibilidad para abrir y comenzar un “Condado del Norte Coalición ”con Lancaster y Palmdale.

El viernes, la Supervisora ​​del condado, Kathryn Barger, cuyo quinto distrito incluye el Valle de Santa Clarita, anunció que había ordenado al abogado del condado y al Departamento de Salud Pública del condado que analizaran si las ciudades podían acelerar sus planes de reapertura de manera segura.

En una declaración preparada, la asambleísta Christy Smith, demócrata de Santa Clarita, dijo el miércoles: “La fecha objetivo es una buena noticia, y estoy agradecida por el atento liderazgo de la supervisora ​​Kathryn Barger y la disposición del condado de Los Ángeles para escuchar las preocupaciones del gobierno local. Estoy listo para trabajar con los funcionarios de nuestro condado para apoyar a nuestras empresas en el proceso de recuperación”.

El martes, el alcalde Cameron Smyth dijo que Santa Clarita todavía estaba esperando una respuesta del condado mientras las tres ciudades del norte trabajan en un plan.

Salud pública: la curva se está aplanando, pero los residentes deben continuar practicando medidas de seguridad

Como el condado de Los Ángeles apunta a reabrir el 4 de julio, los funcionarios del Departamento de Salud Pública dijeron el miércoles que la curva se está aplanando en todo el condado e informaron 1.324 nuevos diagnósticos confirmados de COVID-19 que elevaron el recuento total a 40.857 en todo el condado.

En el Valle de Santa Clarita, se reportaron 20 casos nuevos para un total de al menos 995.

La gran cantidad de nuevos diagnósticos del martes y miércoles en todo el condado se atribuye a la cartera de pedidos del condado desde el fin de semana, según la Dra. Barbara Ferrer, Directora de Salud Pública.

Ferrer anunció 57 nuevas muertes en todo el condado, con un total de 1.970. En SCV, el número de muertos se situó en 18 después de que el Hospital Henry Mayo Newhall informará su octava muerte en el hospital el lunes. El desglose es el siguiente: 16 en Santa Clarita, uno en Acton y uno en Castaic. De ese recuento, cuatro fueron atribuidos a Oakmont de Santa Clarita y cinco a Oakmont de Valencia.

Salud Pública, que reportó 17 muertes totales para el valle desde el viernes, actualizó sus cifras el miércoles para reflejar 18 en total.

De aquellos que dieron positivo con el virus en todo el condado, 15% fueron hospitalizados en un momento. A partir del miércoles, 1.531 personas están hospitalizadas y el 28% están en la UCI y el 19% de estos pacientes están en ventiladores.

Estas cifras “continúan viendo una ligera disminución”, dijo Ferrer, “y esta es una buena noticia”. Hace dos semanas, el condado informó que 1.828 que dieron positivo para COVID-19 fueron hospitalizados en ese momento, con 29% de ellos en la UCI y 19% en ventiladores.

Henry Mayo dijo el lunes que 1.332 pacientes fueron evaluados, de los cuales 197 resultaron positivos, mientras que 1.245 resultaron negativos y 35 aún están pendientes, según el portavoz del hospital Patrick Moody, quien agregó que la disparidad en las cifras se debe a que algunos pacientes fueron evaluados más de una vez. . Un total de 14 personas permanecen en el hospital para recibir tratamiento, y 68 se han recuperado y dado de alta hasta el lunes.

Según Salud Pública, hay por lo menos 609 casos en Santa Clarita, 10 en Acton, 4 en Agua Dulce, 34 en Canyon Country, 19 en Castaic, que incluye 264 casos de el Centro de Detención Pitchess, 1 en Lake Hughes, 4 en Saugus, 28 en Stevenson Ranch, 15 en Val Verde y 7 en Valencia. 

Salud Pública reportó 22 casos totales de Castaic el martes, pero las autoridades no estuvieron disponibles de inmediato para explicar la caída de tres recuentos reflejada el miércoles. El Centro de Detención de Pitchess, incluidas sus cuatro cárceles, tenía un total de 264 reclusos que habían sido diagnosticados como COVID-19 positivos y que habían sido incluidos en los números de Castaic, mientras que los 30 empleados que dieron positivo fueron reportados a la región en la que residen, según las cifras del miércoles de Salud Pública.

Los reporteros Emily Alvarenga y Caleb Lunetta contribuyeron a este informe. Para leer los artículos sobre coronavirus de The Signal en español, haga clic aquí.

Advertisement

Related To This Story

Latest NEWS